MENU

Formación colaboración fabricación

Ignacio Borrego Gómez-Pallete
2009

Formación, colaboración y fabricación digital.

Formación.

Los nuevos medios digitales a nuestro alcance, no sólo suponen una revolución en nuestra manera de abordar nuestra disciplina, sino que su influencia cala ya en los propios métodos de transmisión de conocimientos y en la formación de los futuros arquitectos.

La institucionalización de la enseñanza de la Arquitectura se produjo con la fundación de la École des Beaux-Arts en 1671 en Paris. En poco tiempo, como consecuencia de la Revolución Industrial, que exigía la preparación masiva de profesionales, se invirtió el orden tradicional praxis-teoría. Hasta entonces la comunicación entre el maestro y el aprendiz se producía a través de la experiencia directa en la construcción, y la teoría se iba afianzando sobre un conocimiento amplio de la realidad. La formación académica convencional actual implica, tras varios años de aproximación teórica, un encuentro con una realidad desconocida para el nuevo arquitecto, y cada día más compleja.

Sin embargo el nuevo flujo de información y los medios digitales de fabricación, que permiten estrechar la distancia entre la creación y la construcción pueden ser las herramientas que vinculen de nuevo la formación con la experiencia directa.

Un nuevo acercamiento pedagógico en el que los productos no son representaciones a escala, sino modelos finales en sí mismos, conlleva la introducción de una variable que generalmente queda minimizada en entornos académicos, el error. La desviación será inversamente proporcional a la precisión de los procesos de materialización empleados, pero siempre estará presente si el objetivo exige testar las instrucciones programadas y verificar su viabilidad. La necesidad de alcanzar un producto construido exige manejar cuestiones de compatibilidad, prueba, tolerancia, y error.

Colaboración.

La inteligencia humana se ha alimentado de forma eficaz por un lado a través de sus propias experiencias, y por otro a través del aprendizaje de las experiencias anteriores de otros individuos. La transmisión del saber ha seguido hasta hace poco un flujo esencialmente vertical de generación en generación. La capacidad actual de colgarnos de amplias y ágiles redes de conocimiento, ha producido una transmisión horizontal del conocimiento, llevando a la colaboración a unos niveles de eficacia inéditos.

La velocidad de propagación del conocimiento1 ha alcanzado una envergadura, que ya no se concibe una investigación hermética y lineal, sino que la interacción e intercambio entre diferentes grupos con intereses similares produce un incremento exponencial de los hallazgos y la resolución de los problemas.

En esta nueva era de la información se pone de manifiesto la importancia de la colaboración, de la puesta en común, del dialogo y de la negociación. Intuyo y constato el potencial de la colaboración a cualquier escala organizativa.

Fabricación.

La invención de la imprenta supuso una fractura en la historia de la transmisión del conocimiento. La posibilidad de realizar ilimitadas ediciones en un tiempo muy reducido alteró completamente el sistema de difusión. De forma análoga, y tres siglos después, la revolución industrial supuso un cambio trascendental en los procesos de producción y construcción.

Ambas actividades catárticas, la impresión y la fabricación, supusieron el arranque de una nueva era de democratización de la producción, y desde un principio nacieron bajo la batuta de la repetición y la seriación como condicionantes necesarios de supervivencia.

Actualmente nos encontramos en un momento en el que la digitalización ha permitido liberar completamente a la impresión de sus lastres originales poniendo dispositivos al alcance del usuario que permiten realizar cualquier tipo de copia, dentro del formato previsto, en pocos segundos independientemente de su contenido.

En el caso de la fabricación, las posibilidades técnicas actuales abren, del mismo modo, la posibilidad de realizar piezas diversas, dentro del formato previsto, y superando los condicionantes tradicionales de estandarización. El Movimiento Moderno proponía un isomorfismo en el diseño que llega hasta nuestros días como un condicionante intelectual y técnicamente superado, pero difícilmente soslayable en la práctica profesional debido a la falta del desarrollo e implantación de los procesos de fabricación digitales.
Sin embargo, la incipiente proliferación de las máquinas digitales de fabricación en el mercado requiere que sus nuevas reglas de juego se generalicen hasta llegar a determinar los procesos de diseño, en base a versiones y variaciones .

Las nuevas formas de fabricación informatizada permiten integrar en el proceso de diseño todos los aspectos del proceso constructivo, haciendo relevantes las siguientes cuestiones: las propiedades del material (sus características físicas de densidad, resistencia, flexibilidad, fragilidad, desgaste, etc.), las condiciones de fabricación y suministro del material empleado (sus dimensiones máximas de fabricación, panelado, formatos, acabados, etc.); el propio proceso de fabricación (características de la maquinaria CNC, ensamblaje, tiempo, etc.); la puesta en obra (transporte, manipulación, colocación, estabilidad, compatibilidad, etc.) y su futuro desmantelamiento (peso, desmontaje de elementos, reciclabilidad, etc.).

No se trata de una transición ideal, sino de una combinación compleja e interesante entre la definición geométrica abstracta y la materialización concreta con todas sus desviaciones e imperfecciones.
La presencia de estos parámetros se incrementa progresivamente y pronto determinará completamente nuestro contexto tecnológico. Por ello su investigación supone no sólo una oportunidad, sino una necesidad.

(1) Picon Antoine, “Architecture Science, technology and the virtual realm” en Picon, Antoine y Ponte, Alessandra (eds.), Architecture and the sciences: Exchanging metaphors, Princeton, Architectural Press, Nueva York, 2003, págs 293-313

(2) Allen, Stan “Teminal velocities: The computer in the design studio”, en Practice: Architecture, technique and representation (Critical voices in art theory & culture), Routledge, Londres, 2000. págs 242-245.

(3) El Impacto de las tecnologías de la información y la comunicación en la Arquitectura, ha sido recogido a través de diferentes artículos en la siguiente edición: Ortega, Lluis (ed.), La digitalización toma el mando, Compendios de Arquitectura Contemporánea, Editorial Gustavo Gili, Barcelona 2009, como una superación de la limitación de la seriación productiva de la industria mecanizada de Sigrfried Giedieon: Guidieon, Sigfried, Mechanization takes command, W.W. Norton, Nueva York, 1969 (versión castellana, La mecanización toma el mando, Editorial Gustavo Gili, Barcelona 1978) para manifestar la ambición de recuperar la personalización de la producción, desde los nuevos medios digitales.